Uso inteligente, eficiente y responsable de los recursos (agua, energía, residuos, movilidad, materiales). Por ejemplo, mediante la reutilización de aguas, el consumo casi cero de energía y la generación de energía de origen renovable, la implementación de soluciones de economía circular y de movilidad sostenible y la implementación de fórmulas de economía colaborativa y recursos compartidos.