Edificios sostenibles: estrategias para un desarrollo urbano responsable

En el contexto del desarrollo urbano actual, los edificios sostenibles cumplen con los estándares de eficiencia energética y sostenibilidad ambiental y, además, se alinean plenamente con los tres pilares de los criterios ESG: ambientales, sociales y de gobernanza. Estos edificios representan un componente crucial en la estrategia de desarrollo urbano sostenible, destacando su papel en la promoción de una economía circular y la minimización de la huella de carbono.

¿Qué son los edificios sostenibles?

El concepto de «edificios sostenibles» engloba una visión holística y multifacética de la arquitectura y la construcción, que busca minimizar el impacto ambiental de los edificios a lo largo de su ciclo de vida completo, desde su diseño hasta su demolición o reciclaje. 

Aunque este post se centra principalmente en la eficiencia energética y la reducción de la huella de carbono, el concepto de «sostenibilidad» en la construcción de edificios también abarca la salud y el bienestar de los ocupantes, así como la eficiencia en el uso de recursos. Además, incorpora aspectos de la gobernanza de los criterios ESG, destacando prácticas éticas de gestión y transparencia que influyen positivamente en el entorno y la sociedad.

La huella de carbono en la construcción

Hablar de edificios sostenibles implica analizar el concepto de huella de carbono. La huella de carbono es un indicador crítico que mide el volumen total de gases de efecto invernadero (GEI) producidos directa o indirectamente por actividades relacionadas con la construcción y operación de infraestructuras. Esta huella se divide en dos categorías principales de emisiones: el carbono embebido y el carbono operativo.

El carbono embebido comprende todas las emisiones generadas durante la fabricación, transporte y montaje de los materiales de construcción. Por ejemplo, la producción de acero y cemento, que son intensivos en energía, contribuye significativamente a estas emisiones. La reducción del carbono embebido es fundamental y se puede lograr mediante el uso de materiales de baja emisión como la madera, que es particularmente efectiva por su capacidad para almacenar carbono durante su ciclo de vida. Además, el uso de materiales reciclados o locales y la optimización de los métodos de construcción para minimizar el desperdicio son prácticas esenciales. Estas estrategias no solo contribuyen a la sostenibilidad del edificio, sino que también apoyan la economía local y reducen el impacto ambiental del transporte.

Por su parte, el carbono operativo se refiere a las emisiones resultantes del uso diario y mantenimiento de un edificio a lo largo de su vida útil. Esto incluye el consumo de energía para calefacción, refrigeración, iluminación y otros sistemas operativos. Reducir el carbono operativo implica diseñar edificios sostenibles que sean energéticamente eficientes y que idealmente incorporen fuentes de energía renovables como la solar. El diseño bioclimático, que aprovecha las condiciones ambientales locales para maximizar la eficiencia, también juega un papel importante en la disminución de estas emisiones.

Análisis de Ciclo de Vida de los edificios

Dentro de este marco de medición y control de las emisiones,  el análisis del ciclo de vida (ACV) es una herramienta esencial para evaluar los impactos ambientales de las edificaciones en todas sus etapas, desde la extracción de materias primas hasta su disposición final. Este enfoque metodológico permite medir y analizar los efectos ecológicos de los materiales y procesos utilizados en la construcción de viviendas, ofreciendo una visión completa de su impacto ambiental.

En la práctica, un ACV aplicado a un edificio implica una meticulosa recopilación de datos sobre cada fase del ciclo de vida del edificio, incluyendo la producción de materiales, su transporte, la fase de construcción, operación y mantenimiento, y finalmente, su demolición o reciclaje. Este análisis ayuda a identificar las fases más problemáticas en términos de sostenibilidad y permite a los diseñadores tomar decisiones fundamentadas para reducir la huella ambiental.

Zubi Cities - Analisis Ciclo Vida ACV

Edificios sostenibles y circularidad en la construcción

Entre las variables integradas en el análisis de ciclo de vida de un edificio y la medición de su huella de carbono, los residuos generados durante la fase de construcción tienen un papel fundamental. La generación de residuos en el sector de la construcción es un asunto muy crítico, ya que esta industria es responsable de más del 35% del total de los residuos generados en la Unión Europea. Una de las claves para mitigar este gran impacto ambiental y territorial es la aplicación de los principios de economía circular. 

El principal objetivo de la economía circular en la construcción es mantener los productos, materiales y recursos en uso por el mayor tiempo posible, evitando que acaben en los vertederos. De este modo, los edificios sostenibles son diseñados para adaptarse a este modelo, donde cada componente está pensado para ser desmontable, reciclable y reutilizable al final de su ciclo de vida. Este enfoque de circularidad disminuye la cantidad de desechos y residuos pero, además, también reduce la demanda de extracción de nuevos recursos, alineando la industria de la construcción con un futuro más sostenible.

Desafíos y oportunidades en la construcción sostenible

A pesar de los beneficios expuestos, la transición hacia la construcción generalizada de edificios sostenibles enfrenta desafíos significativos, incluidos los costes iniciales más altos y la necesidad de una planificación más rigurosa. 

Sin embargo, estos desafíos presentan oportunidades para innovar y mejorar las prácticas existentes, incentivando el desarrollo de nuevos materiales y la industrialización, con la prefabricación de partes del edificio, la estandarización de elementos y automatización de parte del proceso de construcción hacen que la construcción sostenible sea más accesible y eficiente. Además, a medida que la conciencia ambiental aumenta y las regulaciones se vuelven más estrictas, este tipo de construcciones de bajo impacto verán un aumento en su valor de mercado y serán más atractivas para inquilinos e inversores.

Los edificios sostenibles ya no son conceptos ideales; son realidades prácticas que están moldeando el futuro de la construcción. Con proyectos como Madreselva, Zubi Cities está liderando el cambio hacia una nueva forma de hacer ciudad y concebir los edificios, generando un cambio significativo en nuestra huella de carbono y promoviendo un entorno más sostenible y saludable para las generaciones futuras. 

Edificios sostenibles de Zubi Cities

Hacemos realidad una nueva forma de crear hogares y barrios más sostenibles, saludables e inclusivos.